viernes, 18 de julio de 2008

Cantando y bailando


Cuando esta mañana el dueño del bar donde acostumbro a tomar café me ha saludado entonando una canción con inusitada habilidad me he quedado francamente sorprendido. Pero, cuando los clientes que, a tan temprana hora, dormitaban sobre la barra, se han levantado de golpe y se han marcado una ajustada coreografía que incluía mortales y piruetas no podía dejar de pensar si estaba soñando. Lo mejor es que yo les he contestado a todos cantando con no poco estilo y aplomo. Raro, ¿no?

Y, sin embargo, esta situación que de haber ocurrido en realidad, me habría llevado a preguntar a los parroquianos matinales si quedaba lejos el sitio donde habían adquirido los cigarritos de la risa que les llevaban a actuar así, se convierte en algo cómodamente instalado en la cotidaniedad cuando de cine musical se trata. El poder de las películas no solo logra que creamos en los fantasmas, o que nos veamos capaces de conseguir que la chica de nuestros sueños abandone al guapo ejecutivo de noble corazón. También logra que esa utópica pero ilusionante imagen de gente que canta y baila a nuestro alrededor en el día a día, resulte no sólo creible sino atractiva y deseable.

En la actualidad, el género está en franca decadencia. Apenas surgen musicales mínimamente aceptales y el cine, hoy, a tono con la realidad grisacea que nos ha tocado en suerte, prefiere historias más centradas en el lado sórdido de la vida y deja de lado a esa gente imposible que ama, llora y se divierte bajo las notas de una orquesta invisible que tejen para ellos la banda sonora de sus días. Afortunadamente siempre nos quedará la oportunidad de imaginar lo que sería algo así a través de músicales tan intemporales e irrepetibles como los que siguen.

CANTANDO BAJO LA LLUVIA (STANLEY DONNER Y GENE KELLY, 1952): No sólo es le mejor musical de todos los tiempos, sino una obra cumbre del cine. Fresca, divertida, ácida, romántica. Números como "Make'em laugh", el baile onírico con la bellísima Cid Charise o el incomparable "Singin' in the rain" que fue rodado en una sola toma y con el amigo Gene sudando a cuarenta grados de fiebre son hitos inigualados del cine y fuente de energía positiva desde hace más de medio siglo. A pesar del tiempo transcurrido y de lo mucho que han cambiado las cosas, el tiempo no ha hecho mella en este monumento lleno de humor (la primera aparición de Gene Kelly contando sus orígenes), buenas interpretaciones (mención especial a la inmensa Jean Hagen) y unos números musicales como pocas veces se han visto en una pantalla. Por favor, que a nadie se le ocurra perpetrar un "remake".

WEST SIDE STORY (ROBERT WISE Y JEROME ROBBINS, 1962): Ni más ni menos que diez oscars se llevó esta revisión del mito de Romeo y Julieta trasladada al conflictivo West Side de New York. Por obra y arte del cine, Capuletos y Montescos se convierten en Jets y Sharks, bandas callejeras enfrentadas por el control del barrio, mientras que María y Tony sustituyen a los eternos amantes creados por Shakesperare hace más de cuatrocientos años. El famoso "America", "I feel pretty", "Tonight" o el estremecedor "Somewhere", del que años después, Tom Waits hiciera una versión no menos magistral, han sonado en mi tocadiscos primero (de hecho, fue el primer LP que compró el que suscribe en toda su vida) y en mi Ipod después sin interrupción destacable desde hace años. Una obra maestra.

CABARET (BOB FOSSE, 1972): Entre ese iniciático "Willkomen, bienvenu, wellcome..... im cabaret, au cabaret, to cabaret" con el que el genial y justo ganador del oscar, Joel Grey nos introduce en la película, hasta ese desolador crisol de rostros deformados con el que concluye esta genialidad del nortemaericano Bob Fosse asisitmos a algunos de los números musicales más grandes de la historia. Magnífico coreógrafo, melómano empedernido y espléndido director, Fosse crea maravillas como "Cabaret", el celebre "Money,money", o esa maravilla que es "Maybe this time". A pesar del odio irrefenable que siento por el elefantuno Michael York y lo mal que me cae Liza Minelli en general y en esta película en particular, sus poco más de dos horas, solo puede definirse como magistrales. Sin embargo, el gran Bob Fosse no se quedó contento con pasar a la historia por esta obra y, siete años después, ofreció a quien quiso verla, otra obra maestra de nombre.......

ALL THAT JAZZ (BOB FOSSE, 1979): En esta ocasión, el afan experimental y la tétrica temática de la película, una especie de "Cronica de una muerte anunciada" pasada por la batidora musical de Fosse, impidieron el pleno en crítica y público, pero que nadie se engañe, "All that jazz" es una obra maestra del cine. El recientemente fallecido Roy Scheider, se embarcó en esta paseo por la muerte tras vérselas por segunda vez con un escualo con malas pulgas y, quizás de esa experiencia y por la apabullante y narcotizada mirada de Fosse surgió un musical majestuoso, impresionante y espectacular que mezcla Vivaldi con melodías modernas sin sonrojo alguno. "Bye, bye love", el explosivo y perturbador número final de más de diez minutos de duración es un espectáculo verdaderamente incomparable al que un servidor nunca se aburre de asisitir.

MOULIN ROUGE (BAZZ LUHRMANN, 2001): En el año en el que el paranoico Stanley Kubrick situó su aburrida odisea espacial, vio la luz el último gran musical que ha dado la industria del cine. Reconozco que no entré a la primera en el anfetamínico mundo del director australiano. Pero tras un segundo intento, dejando a un lado todo lo visto hasta entonces y permitiendo fluir las imágenes sin el filtro de la tradición, no pude sino rendirme ante el despliegue de talento del que Luhrmann hace gala para contar esta, eso sí, tópica historia de amores imposibles que la pirotecnia visual del australiano convierte en un espectaculo deslumbrante. El carisma abrasador de una bellísima Nicole Kidman y el sorprendente Ewan Mc Gregor, muy alejado de sus patochadas habituales se cruzan con vertiginosos números musicales y arreglos imposibles que adaptan a los nuevos tiempos grandes clásicos del pop y el rock de los ochenta y noventa como "Roxanne","Your song" o "The show must go on". Con películas así, uno se reconcilia con la vida. Lástima que no salgan más

25 comentarios:

Princesa Menorquina dijo...

All that jazz es fabulosa, de acuerdo contigo. Qué rebuen gusto tienes.

Denunciantes anónimos dijo...

Es usted una pelota

¡¡ PE LO TA !!

Denunciantes anónimos

fernando dijo...

Ahora apenas hay musicales. Yo no soy muy aficionado a ellas, pero reconozco su calidad. Hasta Clint Eastwood salió en una película de tipo musical.

ah, en mi blog, hablo de cine, me gustaría conocer tu sabia opinión.

un abrazo.

Tarquin Winot dijo...

Si me gustaría la película que durante bastante tiempo, "¡Empieza el espectáculo!" fue mi grito de guerra mañanero. Me alegra coincidir nuevamente con su augusta realeza.

¿Alguien no tiene golondroños suficientes para meterse con cierta princesa, balear de adopción, dando la cara? ¿Eh, DA's?

Además en todo un clásico, "La leyenda de la ciudad sin nombre", que, por cierto, a punto ha estado de meterse en mi poker musical, cortesía del gran Lee Marvin. Me acerco a tu planeta a ver que plato cinéfilo has condimentado, Fer.

Princesa Viejuna dijo...

Denunciantes anónimos: c.e.c.

Denunciantes Anónimos dijo...

Esta Asociación sin ánimo de lucro desconoce el motivo por el cual la Princesa Vacuna nos remite, en un críptico mensaje a la Conferencia Episcopal de Colombia.

Sea su intención, como si no lo fuese, no cambia el hecho de que usted se asemeja a algo esférico que bota para alborozo de tercero.

Arrastrada condición la suya, apuntamos.

Denunciantes Anónimos

Angel "Verbal" Kint dijo...

De los que citas sin duda me quedon con "Cantando bajo la lluvia" y "Moulin Rouge". "West side story" en su momento me gustó mucho, pero cuando me enteré que la mayoría de los actores no cantaban en realidad sino que era playback me llevé un disgusto.
y desde aquí reivindico "Hairspray" que a mi me pareció muy divertida

Princesa Viejuna dijo...

No sé si me alegra más que ganara Virginia o la cara que se les puso a los más gañanes de sus excompañeros. Cuánta mala educación junta, del presentador al último concursante, por dior. A Jesusito Vázquez que le den un puesto en el mercado YA. Y a los otros espero no tener que volverlos a sufrir en televisión. Y qué coñazo con el agua y el corazón contento...

jotaeme dijo...

Ay, por Dios.

Si antes me tachó de "estupendo", no sé qué podrá decirme ahora, pero nada más corto que gruñçon, imagino.

Mire, le conozco hace un cerro de años. ¿Donde está aquél incomformista que escuchaba rock metalero y cosas jebis?.

Es que con los años se me está amuermando usted un poco, y con los michelines y las patas de gallo observo que se está despeñando desde lo alto de la cordillera ÑOÑIL.

Quiero ver a ese entusiasta rebelde que habitaba en usted, quiero que vuelvaaaaa...

Musicales, úf, qué empalago

JM

Otis Driftwood dijo...

El mejor musical: "El otro lado de la cama", dijo él a la sexta copa.

Tarquin Winot dijo...

¡Uy, lo que te han dicho los procaces DA'S, princesa! No saben con quién se la juegan y, además, no parecen comprender cierta jerga murciana. ¿Serán de la COPE?

Él cine de John Waters no termina de llegarme, Ángel. No obstante y, como no eres el primero en decirmelo, prometo hacer un esfuerzo.

Prince, te sigo el hilo en la entrada sobre OT. A mi también se me pusieron los pezones duros cuando vi la cara de asnos sodomizados que se les quedó al insufrible Ivan, a Sandra, la vaca feliz y a demás detractores. Usando tu terminología y, si mujer fuera.... c.e.c.

Ese rebelde metalero del que habla está reposando unos días. Los que somos de amplia capacidad, podemos hacer cosas así sin encasillarnos en cuatro tópicos mal digeridos. Un día quedamos y le hago un esquema, mi estimado y longevo amigo.

¿Sólo llevas seis copas, Otis? Confiesa, seguro que hay alguna más circulando por tu sangre.

JotaEme dijo...

¿Cuatro tópicos mal digeridos?

¿Que me hace usted un esquema?

¿¿¿ UN ESQUEMA ???

Recuérdeme, que la próxima vez que le vea, querido amigo, meta uno de mis dedos en uno de sus ojos, o que le pise el dedo gordo generosamente, a su elección.

TIOBORDE!

*Hace mutis por el foro así como desairado*

JM

Tarquin Winot dijo...

¿Tío borde? ¿Y me lo dice el que se mete con unos presuntos michelines, acusándome de ñoño y de falta de conocimiento? En algún punto, seguro que me he perdido algo. Le cambio un dedo en el ojo por una patada escrotal.

JotaEme dijo...

Mirusté,

Cuando yo le comento algo debe presumirme, por defecto, dos cosas, a saber:

a) El mayor de los afectos como motor de la intención y

b) El mayor de los conocimientos de causa

Me complace ver que acepta la penitencia impuesta, lo que entiendo como tácito reconocimiento de culpa, así que atendiendo a su petición, con gusto le daré una patada en el escroto en vez de meterle el dedo en el ojo, olvidé que llevaba lentillas.

Con cariño,

JM

Angel "Verbal" Kint dijo...

Yo me refería a la versión reciente de "Hairspray" y no al original de Waters que a mi tampoco me entusiasma...
saludos, por cierto le otorgo un premio en mi blog..en una media hora podrá recogerlo

Tarquin Winot dijo...

De buenas intenciones está el cementerio lleno, mi querido amigo. No obstante y como le veo cierto afan conciliador, no le diré que lo de la patada escrotal iba en un sentido bien distinto al de la penitencia y que ajustaba más al trueque que a la dádiva.

Aunque me temo llego un poco pasada la media hora..... ¿todavía tengo derecho al premio? Un millón de gracias por el premio mi estimado Angel. Corro a recogerlo.

Dr Jones dijo...

Yo mencionaría también la ñoña "Siete novias para siete hermanos" de Donnen. Me encantó esa película hace algunos años cuando la vi. Mención aparte merece "Mary Poppins", pues yo que sigo siendo un niño la considero uno de los mejores musicales con los que he disfrutado.

Supercalifragilisticoespialidoso
aunque suene extravagante, raro y espantoso,
si lo dice con sultura sonará armonioso.
Supercalifragilisticoespialidoso.

Dan dilidili dan diliday, dan dilidili dan diliday....

Y en la época en la que yo comenzaba el instituto se puso de moda otra vez Grease con ese John Travolta pasado de vueltas.

Y en mi niñez (la de verdad) vi en el cine la fallida Annie de John Houston. Todavía recuerdo sus canciones.

Y el mago de Oz o My fair lady: La lluvia en Sevilla es una pura maravilla...será mejor que frene que se me va la cabeza.

Es cierto que "Cantando bajo la lluvia" es uno de los mejores musicales de la historia del cine, que tengo la suerte de poseerla en dvd. ¡Baila otra vez, Gene!

Un gran saludo, Tarquin

moncabanas dijo...

¡Dios mío,"Hair" ha caído en el más imperdonable de los olvidos...!

Prueba irrefutable que no ha de estar reñida la ñoñeria con la cultuta porreril.

Princesa Viejuna dijo...

¿ya eres papá?????????

Princesa Viejuna dijo...

¿ya eres papá?????????

Marieta dijo...

Estoy con princesa viejuna. ¿¿eres ya papá? Queremos saber si "garbancito" ha nacido. :P

David dijo...

Hola, Tarquin.
La introducción te ha quedado genial.
De todas formas hay gente a la que el poder del cine no hace que le resulte creíble esa imagen de gente que canta y baila. A nuestro amigo Lugh, sin ir más lejos (por eso le dediqué la entrada anterior).
Hay musicales que tocan (y bastante bien) ese lado sórdido de la vida. De hecho, los dos de Fosse que aquí mencionas, por ejemplo. U otra "de Fosse" como Chicago.
¿Cómo que te cae mal Liza? Vale que no es una belleza, pero en esta peli está GENIAL! Maravillosa (en mi opinión). Nació para este papel...Y bueno, yo no odio a Michael York, que también me parece que está bien aquí. En fin... manías que tenéis algunos, supongo.
El número final de All that jazz es tremendo, sí.
Un saludo.

Tarquin Winot dijo...

Lo de Liza no es un tema físico, David, es algo, no te sabria decir... gástrico, tal vez. Me pone malo y me entran ganas de evacuar todo el contenido de mis intestinos nada más verla. Canta y baila fenomenalmente bien, peeeeeero. Lo de Lugh, me parece que va a ser una empresa casi imposible, pero no desfallezco.

David dijo...

Jajaja..
Pues a mí más bien me pasa al revés. Soy fan de su madre, y ya solo por eso, a ella le tengo un gran cariño. Físicamente nunca me ha gustado, pero canta, baila y actúa genial. Y con eso me basta y me sobra.
pero bueno, preferencias de cada uno..
Lo de Lugh, como tú, lo veo muy muy difícil...pero no desfalleceremos ;-)

Un saludo

Tarquin Winot dijo...

La verdad, David, es que con semejantes genes, lo raro es que la niña no se hubiera dedicado a lo que se dedicó.